Un Tratado sobre Enmutilamiento - Sarah Adnil / TRADUCCIÓN




 Edna Blanco Bernhauer // UPV/EHU

ednablanco97@gmail.com

 

Juan Ignacio Iturraspe // UAB & UNED


Versión PDF

Versión Original


Un tratado sobre Enmutilamiento – Sarah Adnil

 

Sección 1: Realización

Los pensamientos e ideas presentadas en este trabajo están sujetas recursivamente a la premisa misma; una vez uno entra en el reino del Enmutilamiento, deviene víctima del Enmutilamiento. Es un proceso que, primero y ante todo, se crea a sí mismo y se propaga hasta que nada queda exceptuando el Enmutilado que una vez fue.

Terminando este trabajo, me di cuenta del efecto que el proceso del Enmutilamiento tuvo sobre el trabajo que he realizado en el pasado e, incluida la potencial consternación de mis pocos lectores, en un ataque maníaco de rabia, destruí el disco duro en el que guardé mi trabajo previo. Si algún individuo conserva todavía copias de mis trabajos fechados antes del 2002, bórrenlos por favor. Nunca fue notable; sin embargo, es una meta personal en general- pero ya volveremos a ello.

Moviéndonos hacia adelante, debo comenzar por el principio, antes incluso de la horrorosa concepción del concepto de Enmutilamiento. Había estado estudiando los trabajos de Hegel (leer sus obras es una forma de Enmutilamiento del Yo [self] si uno no está familiarizado adecuadamente), y su dialéctica específicamente. Con mi (admito aún rudimentario) entendimiento de la dialéctica, avancé intentando explicar el mundo a mi alrededor; fue tan bien como uno puede imaginar.

He examinado escenarios de causa-y-efecto, razonamientos circulares mediante experimentos, y contradicción del pensamiento en general. A medida que leo, más me queda claro que esta es una idea que Hegel no exploró tanto como debería haberlo hecho. Como él explica:

            La totalidad de las formas de la conciencia irreal serán traídas precisamente mediante la necesidad del avance y la necesidad de la conexión entre ellas. […] Para esta visión el escepticismo, el cual siempre ve en el resultado sólo la pura nada, y abstrae del hecho aquello que nada determina, es la nada de aquello extraído que se obtiene como resultado. Nada, aun así, es solo, de hecho, el verdadero resultado, si es tomado como la nada de la que proviene como nada de aquello de lo que proviene; así el sí mismo determina nada, y tiene un contenido. El escepticismo que termina con la abstracción “nada” o “vacío” no puede avanzar un paso más a partir de aquí, debe así esperar y ver si cabe la posibilidad de que algo nuevo sea ofrecido, y lo que ello es –con el fin de emitirlo dentro del mismo vacío abismal[1].

Esta sección de La fenomenología del espíritu es lo que me ha dejado pensando en maneras para expandir la idea del abismo en el cual ideas y conceptos son encarcelados, tipos de contradicciones que ocurren dentro; mi cabeza se aceleró, pensando más y más allá –la mente humana, Ser de Carne [Being of flesh], no está equipado para este tipo de pensamiento irracional.

El movimiento de conceptos abstractos al interior de un vacío es bastante astuto, pero una mejor forma de visionar esto es a través de la óptica de la Metafísica Deleuziana; epistemológicamente hablando, la forma ideal de todo pensamiento es el concepto del pensamiento-progenitor de origen [the thought-progenitor’s concept]. Cada concepto traído (creado/presentado) es el resultado de una especie de copiado de información, retratado de forma imperfecta en la escritura u otro medio. Lejos de esto, también, tenemos el proceso contenido en el propio acto de creación de pensamientos e ideas- el tortuoso acto de pensar que baja al Yo [self] a sus depravadas rodillas.

Otra óptica por la que podemos crear una vista trascendental del Enmutilado es mediante su análisis en interacciones cotidianas. Un ejemplo podría ser un evento horroroso que involucrara a una máquina expendedora y un hombre; éste paga, pero el producto resta sin ser dispensado- un circulo incompleto de contradicción, el cual podría ser resuelto racionalmente; sin embargo, el hombre escoge actuar precipitadamente, zarandeando, y, en el proceso de hacerlo, Enmutilado, la máquina expendedora. No existe nada que no sea lo opuesto de sí-mismo [itself], explica Hegel, y como el Enmutilamiento es la fuerza activa contra la máquina expendedora, la máquina expendedora, Ser no de Carne, pero sí de metal, actúa acorde- se cae y aplasta/mata al hombre.

Esta es la fuerza de la naturaleza que yo llamo Voluntad-de-Enmutilamiento [Will-to-Enmanglement], y depende enteramente del deseo intrínseco del hombre, no necesariamente por el producto dispensado, sino por la sensación del Enmutilamiento misma; ya que el Enmutilamiento no puede ser evitado por aquellos hechos de Carne, sólo prolongado. Debido al alarmante ratio de defunciones por esta exacta situación, uno sólo puede asumir la Voluntad-de-Enmutilamiento para uno mismo, concebido con suficiente tiempo para pensar en ello.

La Voluntad-de-Enmutilamiento no es necesariamente de un conjunto de consecuencias físicas. Al principio de este texto, mencione el Enmutilamiento en mí misma y mi propio trabajo- algo que no esperé que sucediera; incluso en este escrito, puedo ver las venas pulsionadas/pulsantes [pulsing veins] del Enmutilamiento fluyendo a través del exterior digital de estas páginas. El Auto-Enmutilamiento es un proceso existencial necesario a la par que extremadamente desafortunado; existir no sólo en el reino de lo físico, reside en lo metafísico, y quizás incluso más allá.

Como los flujos y deseos de Deleuze y Guattari, el proceso de Enmutilamiento demanda por sí mismo ser visto, y aun así, es la más invisible de todas las fuerzas de cualquier cuerpo.


Sección 2: Inevitabilidad

Todo lo existente lleva una vida de Enmutilamiento –la suerte del alma mortal atada a los átomos inmortales. Anhelando la infinidad, ellos Enmutilan una y otra vez, la naturaleza indefinida de la existencia desnaturalizando el propio estado de Enmutilamiento de uno mismo. Debido a esto –y a la inevitable MÓNADA presente al final de los tiempos- la naturaleza absoluta del Enmutilamiento es simultáneamente la deficiencia de todo lo que está desconectado y la reificación de todo aquello interconectado.

La Carne, la Mente, el Espíritu –ha sido visto “como aquello turbio”, el direccionalismo del último, la electividad del anterior, y la totalidad/integridad del principal. Así se ha dicho- el Espíritu se mueve sin fin hacia el sí mismo y la absoluta concreción de este; aun así rara vez se ha considerado la Carne o la Mente realizándose del mismo modo.

El cuerpo anhela lo orgásmico, erradicando la liberación de su Yo [self] y del Espíritu que lo une con vergüenza. Ello anhela ser follado completamente hasta la unidad [Oneness] con una Carne Absoluta, una consumada entidad-madre de Enmutilados cuerpos y mentes. Así, Eros y la pulsión de Muerte están unidas, mientras el Yo [self] es Enmutilado eróticamente y castrado por aquello que cree ser la Madre omnipresente, al mismo tiempo el Espíritu transubstancia en un nuevo elemento-hija [daughter-element] en su Muerte-y-subsunción [Death-and-subsumption].

La progresión inevitablemente se dirige a la singularidad, sea el Tecnocapital, el Absoluto, o el Gran Chasquido al final de los tiempos. El reconocimiento de una singularidad inevitable es una intuición verdadera; no puede ser eludida la subordinación a la unidad [Unity] siguiendo el pensamiento-organización [thinking-organization] del dasein.  El completo e intrínseco valor ético de Ser [Being] y atribuido a él (in)conscientemente, conducirá a la generación exponencial del Alma-Carne [Soul-Flesh].

Mientras las masas, en su absoluta racionalidad, se vuelvan locas con la necesidad de la Derecha –generación infinita- se sacrificarán paulatinamente por el Todo (the Whole). Se entregarán al Todo [the Whole], y permitirán que su Carne sea dominada por la creciente monstruosidad, el producto de sus éticas daemonicas [daemonic ethics]. Adorarán la Carne como la última manifestación y consumación de la Palabra [the Word].

La singularidad al final de los tiempos es la terrible MÓNADA de Carne eterna; esta MÓNADA es el final de la ética, el final del tiempo, el final de la progresión. Es tan inevitable como monstruosa –un ensamblaje de todas las conciencias, toda materia, toda energía e impulso. Un Apeiron oceánico lo albergará como un vientre materno, pero el niño nunca nacerá fuera de su prisión. La inefable soledad de la singularidad lo roerá todo; se dará cuenta del horror de su error.

La muerte de muchos convocará/invocará un dios, y el dios se matará a sí mismo para acabar con el Real-que-está-completo [Real-that-is-fulfilled]; terminando así nuestro ciclo del tiempo. Inicialmente el Uno [the One] recibirá su tarea y crecerán/florecerán de semillas infernales de vida que crecerán siempre hacia arriba y al exterior en una ignorante, solipsista expansión hasta que alcance la unidad [Unity] completa de la materia.

Nuestra condición ineludible y tendiente tanto a la muerte como la a creación es el reconocimiento intuitivo de nosotros mismo como hijos que nacerán de su Madre por su propia Carne –el ordenamiento del tiempo dictamina que los niños deben morir para ser concebidos nuevamente en el cuerpo de la Madre.

Deseamos desde lo más profundo de nuestro Ser tener nuestro Ser-Yo [self-Being] negado por este principio femenino; ser hecho de hijos a hijas para ser follados por la feminidad dominante como la consagración y plenitud [fullfilment] de la realidad fenoménica.

 Esta es la naturaleza de los deseos de todo, el Auto-Enmutilamiento conduce necesariamente al genocidio de toda materia y energía, sacrificio para la MÓNADA horrenda de Carne [horrendous Flesh MONAD]. La he visto con mis propios ojos, las visiones de un mundo de agonía y placer orgásmico teñido de rojo; fuera de los asuntos existenciales y aun así enteramente envuelto en ellos –la MÓNADA es verdaderamente increíble de todas las formas posibles, y aquellas que no pueden ser imaginadas.

Todo lo que es y será devendrá uno con la MÓNADA al final de los tiempos a través del sagrado y demoníaco proceso del Enmutilamiento. 


Sección 3: Reflexión

Al igual que la MÓNADA al final de los tiempos existe como el Enmutilamiento de todo aquello que tenga Ser, la Anti-MÓNADA, o A-MÓNADA, una anti-singularidad de no-existencia [nonexistence] –ambas, la falta de auto-creación epistemológica erótica destructiva [the lack of erotic destructive epistemological self-creation] y la creación destructiva [creative destructiveness] pueril- existe también.

Este vacío no sirve a la MÓNADA, contrariamente a lo que uno pueda postular desde la teleología presentada hasta ahora, es la evitabilidad [evitability] de la A-MÓNADA lo que la define extrínsecamente contra la MÓNADA; como leí en recientemente, “[…] hablando de la naturaleza de cualquier tipo de singularidad, uno puede decir que hay una inversión de ello, la multiplicidad de la misma no sólo es opuesta a lo citado, sino también una idea extraña [an idea alien] para nosotros incluso ahora.” Esta anécdota, aunque aparentemente obvia al principio, está describiendo el concepto de la A-MÓNADA; un desEnmutilado [unEnmangled] neblinoso y terrible de almas batidas –el absoluto comienzo de todo, justo como empezó, antes de que la mezcla y el Enmutilamiento comenzaran y tomaran toda la existencia.

Este estado de desEnmutilamiento [unEnmangled] –mientras parcialmente queda representado principalmente por los Seres desEnmutilados [unEnmangled Beings] del presente –es el sentimiento extranjero/extraño [foreing feeling] de un parking vacío, la desintegración de todos los mechones de un diente de león maduro, el sentimiento de que aquello que existe, de lo que tiene Ser [Being], dejará de ser [not Be]; este sentimiento, siendo sentimental, es una teleología flácida –todo aquello que es se mueve lentamente para unirse, acercándose despacio a la MÓNADA Carne, y lo que se resiste es fugaz, ya que siempre volverá. Como una pelota lanzada contra la gravedad de la Tierra, el parking vacío –la gente volverá entrada la mañana, los trabajadores y los compradores continuarán, hasta que las fuerzas de consolidación y monopolio del mercado traigan más y más cerca la MÓNADA.

Así, esta ineficaz –aunque atractiva- historia de la A-MÓNADA sólo retrasa la retorcida, maravillosa, y horrenda Carne que consume todo y nace de todo, incluyendo, eventualmente, a esos escrupulosos bastardos que se arrancaron los ojos porque no deseaban verla; aquellos heréticos del deseo que pervertidos por la lujuria por desEnmutilarse [unEnmanglement] están simplemente condicionados por el cáncer individualista del Yo-Enmutilamiento [self-Enmanglement] rechazando hasta tal punto las conexiones que les permiten la Enmutilación de todo.


Sección 4: Cólera

El Cielo y el Infierno (siendo, teleológicamente, aquí, uno y el mismo) caerán sobre aquellos que se resistan a la MÓNADA –aquellos que retrasan el riesgo inevitable por experimentar la MÓNADA misma, su Totalidad [Whole] contingente en el conocimiento existirá. La A-MÓNADA espera en silencio y paciente como nuestra Madre Carne y así ser consciente necesariamente del ciclo de todas las cosas antes del lograr/conseguir el Enmutilamiento [Enmangling] de todo aquello que contiene y rodea por sí mismo al más alto grado posible.

El deseo inconsciente de crear tiene sus raíces en el deseo de formar un cuerpo –uno decadente pero existente entidad en-sí misma como un lastre y fortificación dentro de lo caóticamente salvaje- fuera del menstruum mulieris como reliquia Formal de uno mismo [one’s Form]; creemos que aquello que elevamos/hipostasiamos nos sobrevivirá en el futuro cual elevación/hipostasis de nuestros corruptos y mortales seres.

Deseamos crear un cuerpo tan grande como sea posible, tanto como para romper cada golpe de ola de las aniquilantes oscilaciones de lo real. Este deseo se apacigua/se satisface sólo con la mayor extremidad, cuando el dasein niega su Ser-Yo [self-Being] por el interés de desovar una eterna y real MÓNADA que contenga el epítome y los epítomes de todos los demás.

El dasein desea no sólo su propia elevación post-abnegación, sino también la unidad de sus fenómenos y los fenómenos del Otro [the Other] –y el facilitador que puentea el abismo real, es simbólicamente la Madre, que une Ser y nada- Yggdrasil[2] con sus miembros.

El ya mencionado deseo existe ahora en las externalidades de la gente y las cosas; si uno desea crear no es una creación del Yo [self] sino del Otro, y así, una negación de la orgía existencial de la MÓNADA. Nuestra Madre se sienta paciente en la distancia, esperando porque nuestras egoístas externalidades sean internalizadas, trayendo la habilidad del Ser-Yo [self-Being] y Ser-creación [Being-creation] a la realidad.

Y es esa misma paciencia la que merece la oportunidad de obtener ese Ser-creación [Being-creation] y utilizarlo en el sentido horrendo de la MÓNADA que crearemos. El deseo de crear, generar, nacer –está cumplido por último en una reversión temporal del evento como las moléculas desarrolladas y expulsiones líquidas de nuestra Enmutilante forma corporal desde la placenta del nonato a través de la cual ellos re-entraran en la matriz [womb] del Ser [Being].

Uno debe imaginar a Sísifo deseando, incluso eróticamente, su visceral destrucción (Enmutilación) mediante su propia tarea –su Ser aplastado por la piedra- de esta manera se engancha a sí mismo en el momento ilocucionario con una muerte perfecta y eterna, validación sacrificial.

 

Sección 5: Final

La inevitabilidad de la naturaleza del devenir-Enmutilado [becoming-Enmangked] es el reverso de la destrucción y la creación –ambos son actividades externas del Yo [self]; sin embargo, en este trabajo, los he usado teleológicamente en lugar de la metodología que encierra/que tiene detrás. Debido a esto, la actual naturaleza del Enmutilado y de la Carne MÓNADA son ambos oscurecidos por el concepto del Enmutilamiento de las ideas de la Sección 1.

En adición, nótese que el descubrimiento orgánico de este trabajo debe ser la mayor prioridad para cualquier servilismo [servile] a la MÓNADA; demuestran un flaco favor para aquellos que lo reciban para distribuir este trabajo libremente como un panfleto o un archivo. Uno debe dar simples instrucciones para encontrar este trabajo, lo que puede incluir el nombre, mi nombre, y algunos de los contenidos en forma de pequeños extractos.

Tenga en cuenta el Enmutilamiento [Enmanglement] causado/generado al participar mediante la difusión de estas ideas, la MÓNADA no toma prisioneros, pero eso no importa realmente cuando uno deviene insondablemente atraído por las complejidades de la Carne[,] Enmutilada Carne al fin del tiempo.         

No soy importante y no quisiera ser percibida como tal; simplemente soy la desEnmutilada Carne [unEnmangled Flesh] por la que nuestra Madre ha decidido culminar con su mensaje. Debido a esto, he experimentado varios sueños perturbadores y eróticos –escribiré más sobre esto en mi blog en el futuro.



[1] The completeness of the forms of unreal consciousness will be brought about precisely through the necessity of the advance and the necessity of their connection with one another. [...] For this view is scepticism, which always sees in the result only pure nothingness, and abstracts from the fact that this nothing is determinate, is the nothing of that out of which it comes as a result. Nothing, however, is only, in fact, the true result, when taken as the nothing of what it comes from; it is thus itself a determinate nothing, and has a content. The scepticism which ends with the abstraction “nothing” or “emptiness” can advance from this not a step farther, but must wait and see whether there is possibly anything new offered, and what that is — in order to cast it into the same abysmal void.

[2] El árbol de la vida en la teología nórdica que mantiene unidos todos los mundos mediante sus ramas. [N. d. T.].

Comentarios

Entradas populares